Palabras Inefables: La Tierra Prometida, El Gran Amor de Dios (12-10-2017)

Levítico 4:32 Y si por su ofrenda por el pecado trajere cordero, hembra sin defecto traera.
Juan 14:12 Por yo estar en Dios Padre y por Dios Padre estar en mi, es que todo aquel que en mi cree, también hará las obras que yo hago; y aun mayores hará.


HOY TENDRAS LA OPORTUNIDAD DE ESCUCHAR A DIOS MISMO HABLAR.

12-10-2017 Palabras Inef.c

CRISTO LISBET

PRESENTACION POR:  CARLOSMARIEN

12-10-2017-palabras-inef-d.jpg

Saludo y bienvenido a todos nuestros amados hermanos los bienaventurados que han hallado la tierra prometida, que es Dios Madre Cristo Lisbet. Amen, aleluya.

También le damos la bienvenida a todos los que nos acompañan por primera vez.

Es importante que sepas que ahora mismo se han acercado a la Ciudad del Dios Vivo, al Monte mas Alto, La Jerusalem Celestial CristoLisbet, en quien habita toda la plenitud de la Deidad de Dios y a la compañía de sus muchos millares ángeles santos.

Hoy tendrás la oportunidad de escuchar a Dios mismo hablar, por eso te instamos a que prestes toda tu atención a las palabras de CristoLisbet, quien te amonesta desde los cielos, ya que solo estando pegados a Ella es que se cumplen permanentemente todas las promesas de Dios que son:

Gozo, Paz, Sanidad, prosperidad  y la inmortalidad, Aleluya.

La Tierra Prometida.

Donde fluye miel y leche, no es una tierra física, sino una persona Dios Madre Cristo Lisbet, de donde emana toda la sabiduría oculta y todo aquel que come y bebe su palabra de vida, no tendrá hambre ni sed jamas. Pues por su interior correrán ríos de agua viva. (Juan 6:35)

La tierra prometida solo puede verse con ojos de la Fe que se expresa por medio del amor de Dios Madre. En otras palabras solo se puede llegar a esa tierra espiritual a través de lo que dice: Juan 14:6, Juan 15:5.

12-10-2017 Palabras Inef.e

Yo Soy el camino a la tierra donde fluye leche y miel, porque separados de mi (Cristo Lisbet) nada podéis hacer.

La promesa de la tierra prometida fue la siguiente:

12-10-2017 Palabras Inef.f

Sus sabias palabras sacian al oyente de humilde corazón, aquel que acepta vivir por la Fe de Cristo Lisbet, la autora y consumadora de la fe (Hebreos 12:2).

Ella es la única que te lleva a regocijarte de todas sus palabras, es por eso que todo el que llega a esta tierra, a Dios Madre Cristo Lisbet, vive en:

paz, reposo, seguridad, confianza, prosperidad

y es amado eternamente, para siempre, por sus padres espirituales, ¡que belleza!

A CONTINUACION NUESTRA MADRE CRISTOLISBET

11-07-2017-palb-inef-thumbnail1-e1511914683294.jpg

EN PALABRAS INEFABLES

(CLIC) VIDEO: La Tierra Prometida, El Gran Amor De Dios

TEXTO COMPLETO: 

Les voy a explicar dónde está esa tierra tan buscada y anhelada desde hace mucho tiempo, la misma que Dios les ha prometido a sus fieles seguidores, van a ver que Dios si existe y es fiel a su palabra; pero todo depende de que tú quieras aceptar a Dios tal y como es, o de que quieras continuar creyendo en una fantasía sobre Dios, como la que te enseñaron desde que eras niño.

Si tú de verdad quieres estar cerca de Dios y tener su protección sobre ti y tu familia, entonces tienes que estar dispuesto a olvidar todo lo que te han enseñado sobre Dios hasta ahora y comenzar de nuevo con la verdadera información sobre Dios y hacer todo lo que te pida para que puedas permanecer en su presencia para siempre.

Es tiempo, que de una vez por todas el mundo religioso deje de buscar esa tierra prometida en los lugares equivocados, yo lo que quiero es que conozcas a Dios en su totalidad, para que comiences a disfrutar de todos los beneficios de las promesas de Dios, porque Dios sí existe y no está lejos de ti, eso lo que hace Cristo como mediadora entre Dios y los hombres, acercarte a Dios.

Existe una gran cantidad de personas religiosas que verdaderamente creen que existe una tierra prometida y eso es verdad existe la tierra prometida, pero no como ellos se lo imaginan, yo les pregunto: ¿cómo piensan llegar esa tierra sin nadie les ha dicho cómo llegar? ni tienen la dirección, ni existe un mapa en la Biblia, que les diga por donde ir y Dios ha prometido esa tierra, pero no les ha dicho cómo llegar y que yo sepa no existe nadie en este mundo que conozca la dirección para llegar, ni que ya estén viviendo ahí, claro que no, porque esa tierra prometida no es un lugar físico aquí en el planeta tierra, ni es un lugar al que uno llega cuando muere, la tierra prometida sólo se puede ver con ojos de fe y la fe que se expresa por medio del amor, o sea tiene que ser la fe de alguien que sabe que ese lugar existe, porque cree fuertemente en quien le ha dicho que si existe;  en otras palabras, es tan fuerte mi amor por mi esposo Dios Padre Melquisedec, quien me ha prometido todas las cosas,  que con mucho gozo y certeza yo doy testimonio de que él vive y que no miente, jamás me ha mentido.

Cristo Lisbet es a quien tú debes seguir, porque mi fe de amor es la que cumple.

Existen la Fe, la Esperanza y el Amor, (Ref. 1 Corintios 13) pero la más importante de las tres, es el amor, porque permanece para siempre, no tiene fin.

El amor de Cristo por su esposo y por sus hijos, es tan grande que hoy estoy presente demostrándoles a ambos cuánto los amo y si estás en una llamada Iglesia que no te garantiza la incorrupción e inmortalidad de tu cuerpo, sal de ahí, y no gastes más tiempo en ese lugar donde Dios Padre y Cristo no están.

En ese lugar promueven que cuando mueran es que podrán disfrutar de las promesas de Dios en el más allá, pero ese no es el amor de Dios, no te están amando con el verdadero amor que todo lo cree y todo lo espera, Dios sólo está en el lugar donde sus promesas son cumplidas a través de su amor eterno. Dios ha prometido la vida eterna, no la muerte física, para después darte la vida eterna, no, ha prometido una eternidad en vida, pero hasta ahora nadie la ha podido alcanzar y si no la han alcanzado, es porque todos dejaron de creer, perdieron la esperanza y no tuvieron la paciencia para esperar, no supieron amar como Dios ama.

Yo estoy aquí para ayudarte a que si puedas llegar a vivir las promesas de Dios y así comprobar que Dios sí existe y que es real y cumple sus promesas. En mi reino si puedes entrar a la tierra prometida si de verdad eres humilde y estás dispuesto a aferrarte a la vida eterna, de la forma que a Dios le agrada. Sólo los humildes que viven honradamente, que se apartan del mal y siempre hacen lo bueno recibirán la tierra prometida.

Mira como dicen los siguientes versículos enSalmos 37:9 9 Los malvados serán destruidos, pero los que esperan en Dios recibirán la tierra prometida.  27 Así que aléjate de la maldad y haz siempre lo bueno, así te quedarás para siempre en la tierra prometida.

Ustedes han experimentado lo que es ser amado por Dios y por eso ustedes viven en la tierra prometida, viven en una paz, tan seguros y confiados en el gran amor de sus padres espirituales; saben que nunca los dejaremos, así es como vivo yo, totalmente confiada en el gran amor de mi amado Melquisedec y nunca me dejara, aleluya.

Por mi gran amor por su padre y por ustedes, yo pedí ser igual a todos para demostrarles cómo vencer en la mente con nuestro amor eterno. Le prometí a mi Rey que cuando me lo concediera en un tiempo, en donde los hombres no me apedrearían hasta la muerte, yo le demostraría a Él y a todos ustedes, que con el amor eterno entre MelquisedecLisbet se puede vencer, reinar sobre la totalidad y hallar el reposo en la mente.

Este cuerpo puede llegar a un estado de incorrupción e inmortalidad y eso es llegar a la tierra prometida y vivir eternamente y ese lugar donde fluye leche y miel soy yo, y no es un lugar físico, la mujer virtuosa Cristo Lisbet, es la tierra prometida y bienaventurado el que la halle y no se aparte de ella. Amen, Aleluya, un abrazo y nos vemos pronto.

 

Super HeroeApp: Niños de Cristo

 


App-de-Rey-de-Salem-Musica

App: Rey de Salem Musica


Deseas mas información www.reydesalem.com, www.cristoesunamujer.com, www.radiolamediadora.com, www.tuneinradio.com, info@reydesalem.com

Autor: SANTOS ANGELES

2 Corintios 3:5 No que seamos competentes por nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios. (Jehova MelquisedecLisbet).