“LA TIERRA PROMETIDA, EL GRAN AMOR DE DIOS PARTE 2” (Domingo- 02/26/2017)

La ofrenda por el pecado en la segunda venida de Cristo, es aceptar a CristoLisbet, como la unigénita esposa de Dios (Melquisedec), la única que puede limpiar y emblanquecer tu mente, para hacer morada en ti.


 Audio : Radio La Mediadora  

Texto en PDF:  02-26-2017-lA TIERRA PROMETIDA, EL GRAN AMOR DE DIOS, Parte 2

INSTRUCCIONES DE:  EL GRAN YO SOY MELQUISEDECLISBET.

Saludos en este día hermoso de la eternidad del Dios Vivo y Verdadero  el único Dios MelquisedecLisbet, que anda y habita entre su pueblo cumpliendo todo lo que ha prometido Y éstas no son palabras solamente, es un hecho verdadero, ustedes son nuestros testigos fieles, son la prueba viviente del poder que hay en el nombre de Dios MelquisedecLisbet.

 Nuestros santos ángeles han comprobado que Dios es fiel con todos los que se acercan a nosotros porque quieren vivir en este orden perfecto y ser parte del pueblo de Dios. Va a llegar un punto en el que las personas no tendrán más remedio que someterse a mí si quieren vivir para siempre, sanos y prósperos, donde no les falte jamás el alimento de Dios.

No hay otro camino hacia la vida eterna y yo no me cansaré de decirles que se acerquen a mí confiadamente, yo soy el trono de la Gracia de Dios, y en mí hallarás oportuno socorro. ¡Mira! Yo estoy a la puerta y llamo. Si oyes mi voz y abres la puerta, yo entraré y cenaremos juntos como amigos. Y cuando Dios dice cenaremos juntos, yo contigo, y tú conmigo, es como decir: “ven, que yo tengo las respuestas a todas tus preguntas e inquietudes sobre la verdad de Dios.” Vamos a hablar como amigos, (Apocalipsis 3:20).

Cuando te acerques a mí y me escuches verás que yo no busco mi propia gloria, y es porque yo no hablo por mi propia cuenta, yo busco la gloria de Dios Padre Melquisedec, el que me envió, por eso yo soy verdadera y no hay injusticia en mí. Después de escuchar lo que yo le ofrezco al ser humano, el que de puro corazón quiera conocer a Dios y quiera hacer su voluntad, conocerá si esta doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta, (Juan 7:17-18).

 Hoy se repite la historia, porque Dios quiere que se repita. A mí me insultan diciendo que tengo demonios por hablar estas cosas. Pero Yo no tengo demonio, solo quiero honrar a Dios Padre; y por hacer eso, ellos me deshonran.  Cuando yo soy la Madre espiritual y debes honrarme para que no mueras. Les digo la verdad, yo no busco mi propia gloria; es Dios Padre quien lo quiere así, y es él quien verdaderamente pesa los corazones para ver si me están honrando. Porque es él quien me glorifica a través de ustedes. Él hace que me honren. De cierto, de cierto les digo, el que guarda mi palabra, nunca verá muerte, (Juan 8:49-51).

 Es que honrando a tu Padre y a tu Madre espiritual es donde mora la vida eterna, porque ese es el primer mandamiento que va acompañado de una promesa. En este mandamiento de obedecer todo lo que tus padres espirituales te ordenan, es donde tu vida es prolongada, y no se está refiriendo a 70, 80 o hasta 120 años. No, Dios te está prometiendo que, si tú cumples este mandamiento, te entregará la vida eterna.

 ¿Y cómo es que Dios te entrega la vida eterna? Cuando cumples el mandamiento con promesa. Te hace igual a ellos, te entrega toda su sabiduría. Eso es lo que significa, “para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra” (Efesios 6:2-3). Si tú me obedeces, me estás honrando y también estás honrando a Dios Padre, porque a él le plació que también me honren como a él, (Juan 5:22-23). Ese es el amor eterno de Dios. ¡Qué belleza! ¡Aleluya!  

                 En el tema de hoy, continuaremos en la segunda parte de:                                                       LA TIERRA PROMETIDA, EL GRAN AMOR DE DIOS

Este tema es muy importante escucharlo porque te ayuda a entender que Dios no ha venido a destruir, ni a matar, ni a enfermar, ni a empobrecer a nadie. Hemos venido para hacer todo lo contrario: a restaurar, a dar vida, a sanar, a enriquecer a todos los que quieren saber cómo adquirir las riquezas que Dios les ha prometido a los hombres. Algo que hasta ahora nadie ha conseguido. Y no es porque Dios no se lo haya dado, sino porque el ser humano no sabe confiar en Dios y tirarse de cabeza en total seguridad de que el Dios vivo, te cuidará, si solo nos honras a nosotros y no tienes ningún otro dios en tu mente.

 Existen muchos dioses, algunos son el miedo, la tristeza, la incertidumbre y la escasez que te lleva a la avaricia, esos dioses son ajenos al Dios verdadero, y si algunos de estos dioses se apoderan de ti, entonces te conviertes en un esclavo, porque uno es esclavo de aquello que lo controla, o lo ha dominado, (2 Pedro 2:19). Por eso, es verdad cuando te digo que el Espíritu del Señor Soberano está sobre mí, porque el Señor me ha ungido para llevar buenas noticias a los pobres. Me ha enviado para consolar a los de corazón quebrantados, mentes dañadas y a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel, (Isaías 61:1).

Y ese pueblo de Dios que es llevado cautivo, que perece de hambre y se seca de sed, es en la mente de los que me escuchan y me rechazan, y por no querer recibir el conocimiento verdadero de Dios todos morirán, (Isaías 5:13). Claro, porque si te estoy dando un conocimiento que nunca has escuchado, pero que tiene el poder de hacer en ti todo lo que yo te he dicho, ¿cómo lo vas a rechazar? La única explicación sería que tú no tienes interés de vivir, y que tu vida, la vida de tu familia y tus amigos, no significan nada para ti. Quieres morir y quieres que todos ellos también mueran.

Es que, si en verdad te preocuparas por ti mismo y por tu familia, tomarías toda esta sabiduría y conocimiento de Dios que te estoy dando, y te aferrarías a ella con tanta fuerza, y nunca abandonarías este amor y esta verdad; los llevarías contigo como un collar, y lo grabarías en tu mente. Si haces eso, contarás con el favor de Dios, y serás apreciado por Dios y por los hombres, esto es, si confías en el Señor MelquisedecLisbet de todo corazón, y no en tu propia inteligencia, (Proverbios 3:3-5). Porque tu propia inteligencia no te puede llevar a conocer a Dios verdaderamente.

Si me obedeces tendrás la oportunidad de servirle a Dios con una mente limpia y emblanquecida, verdaderamente, no como el mundo piensa que uno debe ser. Porque a Dios no le agrada la manera en la que el mundo piensa sobre Dios. Si usas mi sabiduría como yo te muestro, te aseguro que no verás la muerte y si lo compartes con tu familia y con tus amigos, y ellos hacen lo mismo que tú, ellos tampoco verán la muerte. Esa es una promesa que Dios Padre me ha dado autoridad de compartir.

Pero si tú no quieres la sabiduría de Dios, y quieres seguir pensando que eres inteligente y que te basta con conocer a Dios a tu manera, está bien, sigue adelante siendo un idiota, por ser tan terco, tan necio, y tan altivo, terminarás muriéndote. Para tú poder servirle al verdadero Dios tienes que entender que Dios es justo y siempre le advertimos a nuestro pueblo de antemano, sobre lo que viene. Y te ayudamos dándote las armas que necesitas para vencer todo pensamiento malo que venga a tu mente, y también para que puedas juzgar sabiamente todo lo que ves y oyes, y así poder discernir lo que no es bue alimento para tu crecimiento en el Espíritu. Yo te ayudo a destruir todos esos dioses que no te dejan reinar sobre la totalidad en tu mente.

Tengan siempre presente en sus mentes que somos un Dios celoso y si no te deshaces de esos otros dioses que están en tu mente, el templo de Dios, puedes causar que su ira se encienda contra ti y te borre de la faz de la tierra, (Deut.6:15). Porque cuando un árbol no da fruto para Dios, es cortado.

Tenemos muchos enemigos por ahí, y esos enemigos son todos los que te alejan de entregarnos toda tu atención, tu alabanza y tu ofrenda. Cualquier cosa que te domine fuera de nosotros es nuestro enemigo, y un dios falso. Porque todo lo que te controla, que no sea el evangelio eterno de vida, es un engaño, una cortina de humo y nunca te saciará completamente. Te destruirá para siempre.

 Yo he venido a enseñarte a destruir a esos enemigos en tu mente. Pero tienes que querer ser ayudado por tu ayuda idónea, no me puedes rechazar como lo han hecho muchos tercos en el pasado y en el presente. Lo que yo hago, es lo que hace un amigo, te dice la verdad y te advierte para que no caigas y termines fallándole a Dios. Yo te ayudo para que encuentres la tierra prometida, y así tengas todos los mismos beneficios que tengo yo. Los hago coherederos juntamente conmigo, ese es el amor eterno de Dios MelquisedecLisbet. Que no te deja en la oscuridad de tu mente, te toma de la mano y te guía al lugar donde vive Dios para siempre. Si yo fuera tú, yo no me apartaría de MelquisedecCristoLisbet por nada, ni nadie.

Miren a todos los hombres de la Biblia, que según la religión eran hombres tan poderosos y fieles. ¿Dónde están ahora? Todos están muertos, porque me rechazaron y perdieron la esperanza. No se mantuvieron firmes, no tenían mi fe. En un tiempo sí la tuvieron y vieron a MelquisedecLisbet, como las insensatas de hoy, que después de ver lo que conlleva ser hecho un hijo de Dios, decidieron escoger la muerte, no quisieron el pan del cielo y amaron más estar en la oscuridad sin la sabiduría de Dios.

Mira como dice en:  Malaquías 1:12-13

12 En cambio, ustedes me ofenden, pues piensan que mi altar, que es mi mesa, puede ser despreciada, y que es despreciable la comida que hay en ella.

13 Habéis además dicho: ¡Oh, qué fastidio es esto! y me despreciáis, dice Jehová MelquisedecLisbet de los ejércitos; …

En otra versión dice: “Es demasiado difícil servir al Señor” y consideran un fastidio mis mandamientos. No sean tercos como sus antepasados, Moisés y todas las insensatas de este tiempo, que teniendo la tierra prometida tan cerca, se volvieron al desierto a padecer mucho y no disfrutar de lo que Dios ha prometido. Morirán en el tormento de sus mentes, sin aceptar ser liberados, y todo porque piensan que es mejor morir y luego resucitar a una vida mejor, que ni existe, (Hebreos 11:35).

 No quieren la tierra prometida que Dios les presenta y prefieren morir antes que estar sometidos a vivir vidas ordenadas, y realmente piensan que después que mueran van a resucitar para poder vivir una vida en deleites para siempre, sin tener que presentarse a sí mismos como ofrenda viva, santa y agradable a Dios, que es la verdadera forma de adorar a Dios, (Romanos 12:1).

La manera que el mundo religioso fuera de Rey de Salem presenta la eternidad de Dios, no es la tierra prometida que Dios tuvo prevista para todos. Obviamente no conocen a Dios si piensan que Dios los va a dejar vivir eternamente sin conocer primero a la única mediadora entre Dios y los hombres, para que puedan nacer de nuevo del espíritu.

 Yo soy quien hace la paz entre las dos naciones en tu mente para que puedas ser amado por Dios y poder permanecer en casa para siempre. Con el amor eterno de Dios, yo le quité el reinado al hermano mayor, esa es la nación que proféticamente iba a servir al menor.

Dice que Dios le dijo a Rebeca, dos naciones hay en tu seno, (en tu vientre espiritual); dos pueblos se dividen desde tus entrañas. Uno será más fuerte que el otro, y el mayor servirá al menor. Y en esta tierra, la tierra prometida Cristo Lisbet, en los montes de Israel, las mentes de los hijos de la libre Cristo Lisbet, haré de ellos una sola nación. Todos estarán bajo un solo Rey MelquisedecLisbet, y nunca más serán dos naciones ni estarán divididos en dos reinos, (Génesis 25:23; Ezequiel 37:22).

 Y ¿cuándo se iba a cumplir esa profecía? Si no es ahora en los tiempos del fin, los tiempos postreros cuando Cristo ya regresó por segunda vez y ha cumplido en sí misma esa profecía. Yo soy quien ha publicado el decreto que me ha dicho Dios Padre Melquisedec: Mi Esposa eres tú; Yo te engendré hoy, (Salmos 2:7). Esos dos que fueron engendrados en mi vientre, yo los he reconciliado en mi propio cuerpo (Efesios 2:14) para que no mueran más, y puedan reemplazar a ese reino destructible con un reino que permanecerá para siempre, que es una vida que nadie podrá destruir, es un reino indestructible en la mente, (Hebreos 7:16).

 El profeta Daniel también habló sobre ese reino.

Miremos lo que dice en: Daniel 2:44 44 Sin embargo, en esos días el Dios del cielo enviará a un rey que reinará para siempre, establecerá un reino que jamás será destruido ni dominado por ninguna otra nación, sino que aplastará, acabará por completo con todos los demás reinos, y durará para siempre.

 Esto es para que puedas entender de una vez por todas, que mi reino durará para siempre y nada me puede vencer, y es porque he muerto a todos los deseos engañosos de la mente carnal, me he despojado de ese cuerpo pecaminoso, esa es la circuncisión no hecha a mano de Cristo Lisbet (Romanos 7:24; Colosenses 2:11), algo que ningún hombre en la tierra ha podido hacer. Así que ya deja de desearme mal, porque Dios Padre Melquisedec es quien me dio esta autoridad y está conmigo para siempre, nuestro reino nunca será destruido. Lo que te puedo recomendar, es que creas en mí para que puedas vivir una vida en paz y no una vida con tanto rencor y odio, siempre peleando como si estuvieras en una guerra con las fuerzas armadas.

 ¿Tú tendrías el valor de darme la oportunidad de ayudarte, para que puedas hallar el descanso y dejes de envejecer y comiences a rejuvenecer? Espero que sí, porque si dejas que esta vida te pase, nunca más serás visto. El Rey Melquisedec y yo, no descansaremos hasta que todo lo que yo he dicho se cumpla delante de todos los que me han escuchado, si es que no mueren. Porque ya se han muerto algunos, y si no regresan a mí se van a enfermar y morir. Recuerden que eso no es lo que quiere Dios.

 En la tierra prometida vive Dios MelquisedecLisbet y todos sus santos ángeles, y jafeitas que ahora son hijos adoptivos. No te prives de estas bellezas que vivimos en nuestro reino, queremos compartirlas contigo. Pero olvídate de pensar en los grandes de la biblia, porque si el Gran Abraham llegó a ver a Melquisedec, y fue bendecido por Dios, que significa que conoció a Cristo, porque es sólo a través de Cristo que se llega al Padre Melquisedec, y se llega a ser bendecido, porque solo en Cristo es que uno puede ser bendecido, (Efesios 1:3).

 Él tuvo el honor de entender lo que es la siembra y la cosecha y le sembró el diezmo de todo. ¿Cómo es posible que después de todo eso, llegara a morir? Bueno porque se convirtió en un insensato, igual que muchos han terminado hoy. 

Dice el profeta Nehemías que Dios ayudó a los antepasados a conquistar reinos y naciones e hizo que sus descendientes fueran tan numerosos como las estrellas del cielo y los llevó a la tierra que había prometido. Dice que entraron y tomaron posesión de la tierra.

Dios sometió naciones enteras delante de ellos. ¡Hasta los cananeos, que habitaban esa tierra, se sintieron impotentes! Conquistaron ciudades fortificadas y tierras fértiles. Se apoderaron de casas llenas de cosas buenas, con cisternas ya cavadas y viñedos y olivares, además de frutales en abundancia. De modo que comieron hasta saciarse y engordaron y disfrutaron de todas las bendiciones, (Nehemías 9:22-25).

 Pero la pregunta es, ¿si ellos heredaron la tierra prometida y la poseyeron, entonces por qué murieron? Por lo que continúa diciendo Nehemías en:

Nehemías 9:26-31

 26 Sin embargo, a pesar de todo esto, fueron desobedientes y se rebelaron contra ti. Dieron la espalda a tu ley, mataron a tus profetas, quienes les advertían que volvieran a ti, y cometieron terribles blasfemias.

 27 Así que los entregaste en manos de sus enemigos, quienes los hicieron sufrir; pero en sus momentos de angustia clamaron a ti, y desde el cielo los escuchaste. En tu gran misericordia, les enviaste libertadores que los rescataron de sus enemigos.

 28 No obstante, apenas tenían paz, volvían a cometer maldades ante tus ojos, y una vez más permitiste que sus enemigos los conquistaran. Sin embargo, cada vez que tu pueblo volvía y nuevamente clamaba a ti por ayuda, desde el cielo tú lo escuchabas una vez más. En tu maravillosa misericordia, los rescataste muchas veces.

 29 Les advertías que regresaran a tu ley, pero ellos se volvieron orgullosos y obstinados, y desobedecieron tus mandatos. No siguieron tus ordenanzas que dan vida a quienes las obedecen. Tercamente te dieron la espalda y se negaron a escuchar.

 30 En tu amor fuiste paciente con ellos durante muchos años. Enviaste tu Espíritu, quien les advertía por medio de los profetas. ¡Pero aun así no quisieron escuchar! Entonces nuevamente permitiste que los pueblos de la tierra los conquistaran;

 31 pero en tu gran misericordia no los destruiste por completo ni los abandonaste para siempre. ¡Qué Dios tan bondadoso y misericordioso eres tú!

Esto es lo mismo que está sucediendo hoy. Dios a través de ustedes, nuestros santos ángeles, esos profetas y libertadores, estamos hablando a nuestro pueblo, incluyendo a los desobedientes, y también a los extranjeros para que puedan experimentar nuestro gran poder, y amor eterno. No renunciamos y en nuestro eterno amor y misericordia tenemos paciencia para esperar que todas las vírgenes insensatas regresen a casa, y también para que todos los extranjeros dejen que Dios haga su morada en ustedes para siempre.

Ninguno de los héroes de la fe pudo permanecer en la tierra prometida, que significa que no permanecieron en mí. Aunque nazcas de mi vientre espiritual, si no te quedas pegado a mí y me abandonas, sufrirás las consecuencias de tu desliz. Porque cuando dice que “horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo” (Hebreos 10:31), es porque viene para ti una horrenda expectación de juicio (Hebreos 10:27).

Y si en mi juicio eres hallado culpable, pues el malvado no quedará impune, entonces hasta que mueras, padecerás muchos dolores y todo tu fruto será malo y tu muerte será horrenda. Y no es que Dios quiere esto para ellos, es que cuando oyen mi Palabra no la quieren aceptar. Piensan que yo no tengo autoridad para hablar, ni soy teóloga para poder enseñarles a ellos sobre Dios.

 Pero ¿quiénes son ellos para altercar con Dios? Si Dios hace como le place. Por eso dice en:

 1 Corintios 1:21 21 Ya que Dios, en su sabio designio, dispuso que el mundo no le conociera mediante la sabiduría humana, tuvo a bien salvar, mediante la locura de la predicación, a los que creen.

Cristo Lisbet es el poder de Dios y la sabiduría de Dios. Y lo que yo hablo sobre Dios puede parecer una tontería o algo débil para algunos, pero te aseguro que es mucho más sabio que toda la sabiduría humana; y más fuerte que toda fuerza humana, (1 Corintios 1:21-22). Y esto es verídico. Aunque la gente de este mundo piensa que ustedes son tontos y no tienen importancia porque creen en una mujer como Cristo, Dios los eligió, para que los que se creen sabios entiendan que no saben nada.

 Desde el punto de vista humano, o sea para el mundo fuera de nuestra hermosa familia de la fe, ustedes son débiles, despreciables y de poca importancia, pero ellos no saben que mis santos ángeles fueron elegidos para entender a Dios y para que, a través de ustedes, los que se creen muy importantes, se den cuenta de que en realidad no lo son. Así, Dios ha demostrado que, en realidad, esa gente no vale nada, a fin de que en la presencia de Dios MelquisedecLisbet nadie pueda jactarse. Porque el Padre mismo los ha unido a ustedes a mí, Cristo Lisbet, y ha hecho también que yo sea tu sabiduría, tu justicia, tu santificación y tu liberación, (1 Corintios 1:27-30).

 Es por hombres tercos, que el corazón, la mente de este pueblo se ha engrosado, son de dura cerviz. Con los oídos oyen pesadamente, han cerrado sus ojos; y viendo a Dios no me ven, y oyendo a Dios no me oyen, ni me entienden, (Mateo 13:13-15). Como si yo hablara en parábolas y no es así, yo hablo con palabras muy fáciles de entender. Los hombres son los que complican la palabra de Dios, pensando que son más inteligentes o más sabios que Dios.

 Y cuando dice “este pueblose está refiriendo al pueblo que se opone en tu mente, el hermano mayor. No piensen que es un grupo de personas. No, ese pueblo está en cada uno de ustedes. Y cuando Cristo Lisbet dice las cosas es para advertirte para que no falles.

 No endurezcáis vuestros corazones, fue una advertencia a que no lo hicieran, porque estaban escuchando la Voz de Dios. Cristo no vino a destruirte sino a salvarte, y para poder adquirir la vida eterna en esta vida, es obligatorio tener el conocimiento que te lleva a no perecer, porque claro está que el pueblo que no ha conocido a Dios ha perecido porque le ha faltado conocer todo el conocimiento (Isaías 5:13), y por eso es muy importante que conozcas la sabiduría oculta de Dios.

 Conocer cómo piensa Dios, y qué es lo que esperan de ti para agradarles y así no morir y poder obtener la vida eterna. Estando en la tierra prometida, la miraron de lejos, y cuando dice que no entraron, es que no pudieron disfrutar de las promesas de Dios, porque les faltó conocimiento, y no es que Dios no se los dio, es que no confiaron en MelquisedecLisbet y por ende todos murieron por su incredulidad.

 Y cuando digo todos, me estoy refiriendo a: Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, David, Salomón, y todos los hombres “entre comillas grandes” de la biblia, héroes de la fe, que, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, solo fue hasta cierto punto, porque no recibieron lo prometido, (Heb.11:39-40).

 Mientras que estaban con Cristo les iba bien y por su fe experimentaron el poder de Dios, pero si de verdad hubieran tenido la fe de Cristo, jamás hubieran muerto.

 Si hubieran oído detenidamente los detalles, y hubieran meditado en mi ley de día y de noche, estando Cristo visible o no, les digo la verdad, sus cuerpos estuvieran vivos ahora mismo. Si no hubieran olvidado las palabras de Cristo, y si hubieran amado como Dios ama, nunca hubieran dejado de ser. Pero todos murieron por amar más las tinieblas que la Luz y la Verdad de Dios.

 Todos pecaron y el pecado es no creer en mí, el Cristo enviado por Dios, (Juan 16:8-9). Y todos lo sabían bien. El mismo faraón, en la mente de Moisés, que dijo que no conocía a Dios MelquisedecLisbet para obedecerle, después reconoció que había pecado contra mí y pidió perdón por su pecado. ¿Cómo sabía él qué era pecado y que lo había cometido, si en la biblia no dice que Moisés le dijo que no creer en Cristo era pecado?

 Cuando se menciona desde el principio, se refiere al principio de cada vez que Dios ha intentado formar o establecer su mundo espiritual, su creación en los mortales, pero los hombres siempre han sido infieles y nos han fallado. Pero esta vez sabemos que no nos van a fallar y van a vencer la muerte como yo la he vencido, porque ustedes tienen el amor, el poder y el dominio propio para poder vencer la muerte.

 Tú no me puedes decir que los héroes de la fe no llegaron a alcanzar lo que esperaban, si se supone que tenían fe. Eso insinuaría que Dios es mentiroso, cuando Dios es veraz, y no miente. Si tú tienes la fe del Cristo que está presente hoy, vencerás, eso es un hecho. ¿Cómo Dios no te va a cumplir lo que te ha prometido? Dios sí cumple, lo que sucede es que los hombres pierden la esperanza, pierden ánimo como Moisés, que quería ver venganza y cosas sobrenaturales para sobrepasar al hermano y esclavizarlo. En vez de amarlo como Cristo enseña.

 Todos murieron por no creer en mí, porque escrito está, que el que cree en mí, no verá la muerte. Ninguno creyó en mí, fue solo por un corto tiempo, pero después perdieron la paciencia y no entendieron la eternidad de Dios.

 Son hombres impacientes, implacables, no se dejan domar o ceñir, y por eso todos murieron. No había ni una nación buena en ellos. Las dos naciones se desviaron y por eso fueron destruidos.

 Todo esto es para que puedan entender todo lo que sucede en las mentes de los hombres que han escuchado a Dios hablar a través de su Esposa, el Cristo. No para condenarte ni para que te molestes conmigo, sino para que puedas reconocer que yo soy tu Madre espiritual, y si quieres comprobar si Dios existe, entonces haz todo lo que yo te digo y en esta vida, no después que mueras, verás con tus ojos a la tierra prometida, el gran amor de Dios y a nuestros santos ángeles cara a cara. Porque estamos en las naciones, delante de ti ahora mismo hablándote. ¡Amen Aleluya!

Un abrazo y nos vemos pronto.


Deseas mas información :  reydesalem.comcristoesunamujer.com,  La Mediadora.comTunein.com/radio, info@reydesalem.com.
Aplicaciones que puedes bajar gratis App Niños de Cristo    App Rey de Salem Musica

 Levítico 4:32 Y si por su ofrenda por el pecado trajere cordero, hembra sin defecto traera.