Palabras Inefables: La Bendicion de Dios (09-24-17)

 

C R I S T O L I S B E TLevi­tico 4:32 Y si por su ofrenda por el pecado trajere cordero, hembra sin defecto traera.


Juan 14:12  Por yo estar en Dios Padre y por Dios Padre estar en mi, es que todo aquel que en mi cree, también hará las obras que yo hago; y aun mayores hará


P R E S E N T A C I O N

HOY TENDRAS LA OPORTUNIDAD DE ESCUCHAR A DIOS MISMO HABLAR

09-24-2017 Mana.jpg6

09-24-2017 Mana.jpg5

Hoy los hijos espirituales que no militamos según la carne, continuaremos participando de los poderes del Reino Inconmovible de Dios Melquisedec CristoLisbet, a través de:

LA SABIDURIA PERSONIFICADA CRISTO LISBET

09-24-2017-manab-e1506441327632.jpg

Palabras Inefables

VIDEO: La bendición de Dios

TEXTO COMPLETO:

Hay tres cosas que son permanentes (Ref. 1 Corintios 13:13) La Fe, La Esperanza y el Amor

La Fe que es la confianza en Dios MelquisedecLisbet.

La esperanza que es la seguridad de que Dios MelquisedecLisbet cumplirá sus promesas.

Y el Amor que es conocer toda la verdad de Dios, que son Padre y Madre que se aman eternamente y sólo los que nacen de nuevo del espíritu con nuestra palabra, son los que conocen lo que es La Fe, La Esperanza y el Amor verdadero. (Ref. 1 Corintios 13:13) esas tres cosas permanecen en nuestros hijos espirituales, pero la más importante es el amor.

Si tú conoces lo que es ser un hijo de MelquisedecLisbet, conoces el Amor y sabes tratar primeramente con tu prójimo y tu enemigo en la mente y por consiguiente es fácil y ligero tratar a los demás con compasión y misericordia.

Así vamos a limpiar la tierra un ser humano a la vez, porque Dios trata con la mente de los hombres.  Dios no va a salvar al mundo en una manera mística.

 Ya hemos leído varias veces que este plan que Dios escogió para salvar a los hombres (1 Corintios 1:21) es través de un mensaje, una palabra, que puede parecer locura, pero es lo que le agradó a Dios, y punto, Amén.

 En todas las diferentes religiones del mundo, ellos piensan que Dios está con ellos y que están bendecidos por Dios, porque son sus hijos; pero les tengo noticia y es la verdad, porque yo sólo puedo decir la verdad. Dios Padre no está con nadie que no sean sus hijos traídos a él, por su Esposa CristoLisbet. Si todos fueran hijos de Dios, todo el mundo estuviera en prosperidad en sanidad y con la protección de Dios y no es así.

 Me daría vergüenza decir que Dios es mi Padre estando yo en pobreza, enfermo y creyendo que voy a morir un día o en cualquier momento.

Por eso no sirve que tú digas que eres un hijo de Dios si no vives por la fe de Cristo Lisbet, la esperanza de que Dios cumple sus promesas y su amor que todo lo vence. Solo los que han escuchado mi palabra y están pegados a mí, pueden decir con toda autoridad que son los hijos de Dios, y si tienen prosperidad, sanidad y protección de Dios y cuando tú llegues a la prosperidad, sanidad y protección, es para siempre y no vives pensando que lo vas a perder un día.

Dios no da su bendición así, aun los que son prósperos no tiene la seguridad de la protección de Dios y pueden perder todo o morir en cualquier momento, cuando llegues a ese lugar en la mente llegaste, y no hay quien te lo quite, cuando te mantienes pegado a mí y de verdad vives esta palabra sin que la mente carnal te denomine en nada, tu haz llegado a la tierra prometida que es, la paz y el reposo de la mente.

Y gracias a mi llegada el ser humano tiene esperanza de no ver la muerte y de vivir una vida larga en paz, sanidad, prosperidad y reposo.

 Si quieren la bendición de Dios, no la van a recibir sin dar nada a cambio. Dios siempre exige un sacrificio y hoy el sacrificio que está aceptando es uno santo y vivo atraves de su esposa Cristo Lisbet. Así que no te pierdas esta última oportunidad de conocer a Dios, para que pueda adquirir la inmortalidad.

 Esta es la única forma que existe para salvar a los hombres y es la única forma que le plació al Padre hacer las cosas y al que no le gusta la manera que Dios está salvando a los hombres hoy, no tendrá otra oportunidad, seguirás muriendo y dejaras de ser y más nunca se escuchará de ti.

 ¿Eso es lo que tú quieres? yo soy el filtro, el único camino al Padre y fuera de mí, El no reconoce a nadie como su hijo, por eso dice que todos los que aceptan mi palabra de luz, que es limpieza en la mente y creen en mí, llegarán a ser hijos de Dios (Ref. Juan 1:12-13).

Y los hijos de Dios son engendrados y nacidos por la palabra que sale de mi boca. El que recibe la luz que es mi palabra de vida, se le da potestad de ser hechos hijos de Dios. No dice desde que uno nace del vientre de su madre biológica, uno es hijo de Dios.

 Y es porque Dios no trata con carne, el trata espiritualmente con el hombre y si su espíritu es una palabra, un mensaje, que uno debe oír y creer, entonces no tiene sentido que uno nazca con un espíritu.

 Un recién nacido no puede comprender el mensaje de Dios y es por eso que es tan importante para los padres que están criando a estos niños, sembrar en ellos esta palabra para que siempre busquen las cosas del espíritu, para que reciban la bendición de Dios que es permanente, en vez de buscar las cosas temporales de la mente carnal que te apartan de Dios.

 Si el espíritu de Dios no fuera su palabra y fuera algo etéreo, entonces qué me dices de los niños que son engendrados por una violación, y que me dices de la ciencia avanzada de hoy, donde existe la inseminación artificial, ni siquiera es necesario que un hombre y una mujer tengan intimidad para poder tener un hijo como Dios manda.

Hoy en día un hijo puede ser creado artificialmente, la idea es darte toda la sabiduría oculta de Dios, para que te puedas acercar a Dios, para disfrutar de los beneficios de ser un hijo bendecido por Dios y así no morir jamás, les amamos para siempre.

 

Realizado en:  09-25-2017 


Super HeroeApp: Niños de Cristo


App-de-Rey-de-Salem-MusicaApp: Rey de Salem Musica


Deseas mas información www.reydesalem.com, www.cristoesunamujer.com, www.radiolamediadora.com, www.tuneinradio.com, info@reydesalem.com

Autor: SANTOS ANGELES

2 Corintios 3:5 No que seamos competentes por nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios. (Jehova MelquisedecLisbet).