Mana: Sin santidad nadie verá al Señor Parte 3 (08/06/17)

C R I S T O L I S B E TLevi­tico 4:32 Y si por su ofrenda por el pecado trajere cordero, hembra sin defecto traera.

Apocalipsis  3:20  He aqui­, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entrare a el, y cenare con el, y el conmigo.


Mana del Cielo de Dios, La Mente de Cristo Lisbet.

Video: REY DE SALEM

08-06-2017 Foto MF

Audio: Radio La Mediadora

Texto en PDF:  Adobe Acobat Reader DC   

Texto Completo.

Saludos a todos los hijos fieles de Dios, los bienaventurados que por Dios mismo han sido hechos nuestros verdaderos adoradores, que nos adoran en espíritu y en verdad, y no como hombres terrenales.

A los que saben utilizar bien el tesoro que les hemos dado para vivir vidas en santidad, siempre buscando las cosas de arriba, respetando a Dios en todo lo que hacen, y así agradarnos para poder disfrutar de los beneficios de ser mis santos ángeles. Nuestros fieles servidores cantan de alegría, porque han sido vestidos con la santidad de Dios MelquisedecLisbet, (Salmos 132:16). ¡Amén, Aleluya!

En el tema de hoy quiero volver a compartir con ustedes sobre la Santidad de Dios, Sin La Cual Nadie Verá al Señor;

Y cuando digo que nadie verá al Señor, no me refiero a ver con ojos físicos, sino que estoy hablando de la condición en la que debes estar para poder ver al Señor, que significa entender y creer en el Señor que está delante de ti, hablando contigo. Te advierto que si te glorías en poder verme como Dios, que sea solamente en conocerme verdaderamente y entender que Yo Soy el Señor quien demuestra el verdadero amor de Dios…, (Jeremías 9:24).

No te gloríes en que me ves físicamente, porque todo el mundo puede verme físicamente. Ver a Dios, es conocernos verdaderamente y hacer todo lo que yo les digo, guardar mis mandamientos y vivir como un santo ángel de Dios MelquisedecLisbet, esos son los que han visto al Señor, porque viven en santidad. Por eso si me has visto a mí has visto al Padre, porque lo que yo te enseño a vivir es la Santidad que Dios Padre me ha dado, y todo lo que quiero es que veas a Dios, porque conocernos es la manera de tener vida eterna, (Juan 17:3).

Por eso dice en: Hebreos 12:14 Procuren estar en paz con todos y llevar una vida santa; pues sin la santidad, nadie podrá ver al Señor.

Es muy importante que siempre me escuches bien, y hagas todo lo que te digo, porque si no, todo lo que esté sucediendo en tu entorno, que no parezca bueno, va a afectar tu reposo, cuando todo se resuelve fácilmente con mi Palabra. Si me escuchas bien sabrás qué hacer y qué decir en cada momento. Yo soy tu verdadero Pastor quien te ha dicho que tengas valor y firmeza. Que no tengas miedo ni te desanimes porque yo, tu Señor y Dios, estaré contigo dondequiera que vayas (Josué 1:9), y te lo he demostrado. Los que no viven la santidad de Dios que yo he traído, no podrán disfrutar del enorme privilegio de ver a Dios, ni de conocerles. Pero si tú de verdad vives en esta santidad que yo te doy, te garantizo que nada de lo que esté sucediendo en el mundo te afectará. Y eso es porque la santidad de MelquisedecLisbet es nuestro escudo impenetrable (Sabiduría 5:19), y yo se los he entregado a ustedes para que se sientan seguros dondequiera que estén. Si hacen todo lo que yo les digo, nada malo les llegará, esa es la promesa de Dios y MelquisedecLisbet no mienten, cumplen su Palabra.

Mira como dice en: Josué 1:8-9 8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley (no es la biblia ni lo que escribió Moisés, este libro de la ley es Cristo Lisbet, la palabra que se hizo hombre creado según Dios y que vine a vivir entre vosotros), sino que de día y de noche meditarás en lo que dice Ella, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en Ella está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. 9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, (no importa lo que veas o escuches) porque Jehová MelquisedecLisbet tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

No tengas miedo de lo que escuches por las noticias, si tú vives este orden, no tienes nada de qué preocuparte, vives tranquilo, esas cosas ni te afectan porque tu garantía es que estás viviendo la santidad de Dios que yo he traído. Ahora, si no estás viviendo la santidad de MelquisedecLisbet, entonces tienes toda la razón para tener miedo, porque yo soy el único Dios, y sólo bajo mis alas podrás encontrar protección. Por eso cuando le sucede algo desagradable a alguien que dice estar en mi reino, ya saben lo que es, está en desorden y no está viviendo en la santidad de MelquisedecLisbet y punto. No hay que complicar esto, es sencillo.

¿Cómo saber si has llegado a la tierra prometida de Dios? Cuando todo te va bien, no hay más tribulaciones, no hay más escasez, no hay más enfermedad, no hay más problemas, sólo prosperidad, total salud, paz y alegría que no tienen fin. Cada día te despiertas en gratitud porque todo lo que el Señor te ha prometido ha sucedido y continuará sucediendo para siempre porque somos un Dios de acción, que cumple y somos leales a nuestra Palabra.

Dios dice en: Salmos 89:35, “Una vez le he jurado por mi santidad, y no le mentiré.” De cierto les digo que mi Amado Rey no miente, él me cumple todo lo que me ha prometido, de eso no hay duda, y es porque me deleito en vivir de día y de noche en la santidad de Dios. No puede haber impureza en ti, porque Dios no te ha llamado a vivir en impureza, ni en desorden, sino en santidad, (1 Tesalonicenses 4:7). “Y dignos de confianza son nuestros mandamientos; porque ¡la santidad es el adorno de nuestra casa para siempre!” (Salmos 93:5). Y no quiero que seas uno que no puede disfrutar de los beneficios que yo traigo, por no querer dejar los deleites del hombre terrenal, cuando ese hombre es un simple mortal que se marchita como la hierba y desaparece para siempre, (Isaías 51:12).

Yo siempre los exhorto a que hagan lo correcto porque esta hermosa disciplina demuestra mi eterno amor por ti, que no te dejo destruirte y te guío para que puedas vivir la eternidad en su plenitud.

Por eso dice en: Hebreos 12:10 Pues nuestros padres terrenales nos disciplinaron durante algunos años e hicieron lo mejor que pudieron, pero la disciplina de Dios siempre es buena para nosotros, a fin de que participemos de su santidad.

Yo he traído un orden lindísimo e incomparable que nadie nunca ha vivido, y esta santidad es tan necesaria para poder vencer la muerte, y así cada día ver en ti esa vestimenta del nuevo hombre creado según Dios, en la justicia y santidad de la verdad, (Efesios 4:24). Y puedes confirmar si lo que estoy diciendo es la verdad, solo tienes que querer ver el poder de Dios en tu vida, y lo vas a ver al escucharme y hacer todo lo que te digo. Las vestimentas que yo te entrego con mi Palabra de vida son ropas blancas, que son el símbolo de la victoria y la santidad que viene de Dios (Apocalipsis 3:4) , te hace triunfar en la mente sobre la destrucción y la muerte. Y si deshonras mi nombre que es santo, no disfrutarás de los frutos que uno recibe por estar en la tierra prometida.

Mira como dice en: Levítico 22:32 No deshonres mi santo nombre, porque demostraré mi santidad entre el pueblo de Israel. Yo soy el Señor MelquisedecLisbet quien te hace santo.

Les he dicho muchas veces que no pueden amar a la Luz y a las tinieblas también, más te vale escoger la vida, que es la Luz que yo traigo, y aborrecer vivir en las tinieblas de tu mente carnal, porque yo no tolero que quieran vivir como hombres terrenales, estando en mi reino que es puro y santo.

Por eso dice en: Ezequiel 43:12 Esta es la ley fundamental del templo: ¡santidad absoluta! Toda la cumbre del monte donde está el templo es santa. Sí, esta es la ley fundamental del templo.

También dice en: Isaías 35:8  Habrá allí una calzada que será llamada Camino de santidad. No viajarán por ella los impuros, ni transitarán por ella los necios; será sólo para los que siguen el camino.

“Será sólo para los que siguen el camino” de la santidad de Dios MelquisedecLisbet porque no existe otra ruta para llegar a la tierra prometida. Si te dejas limpiar por mí, has entrado a la tierra prometida y comienzas a vivir una vida muy diferente, pero tienes que apartarte de lo malo permanentemente.

Mira como dice en: Levítico 21:8 Deben apartarse de todo lo malo, porque ustedes son quienes presentan el pan de Dios. Deben ser diferentes, porque yo soy un Dios diferente. Soy el Dios de Israel, y a ustedes los he hecho diferentes.

Los que de verdad viven este orden, serán ejemplo para el mundo, y todos querrán venir hacia mí.

Dice en: Isaías 2:3-4 3 Vendrá gente de muchas naciones y dirán: Vengan, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob. Allí nos enseñará sus caminos, y andaremos en sus sendas. Pues de Sión saldrá la enseñanza del Señor; de Jerusalén saldrá su palabra. 4 El Señor mediará entre las naciones y resolverá los conflictos internacionales. Ellos forjarán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en herramientas para podar. No peleará más nación contra nación, ni seguirán entrenándose para la guerra.

Pero para que se arregle tu entorno, primero tienes que arreglar tu mente contaminada. Yo entiendo que en la pasada dispensación nos hicieron mucho daño, pero no puedes seguir haciendo lo que hacías antes, porque en aquel tiempo no éramos amigos de Dios. Recuerda que Dios sólo confía en su pueblo fiel para poder ir a arreglar al mundo. Y son solo los pacificadores que sí viven en mi santidad, quienes serán guía para los extranjeros. Ellos seguirán a mis fieles ángeles para que les enseñen a cómo vivir cerca de Dios, disfrutando de nuestro poder, porque los que se dejan santificar, limpiar y emblanquecer sus mentes, tienen lugar en mi reino.

Dice en Zacarías 8:23 El Señor de los Ejércitos Celestiales dice: en aquellos días, (que es hoy) diez hombres de naciones e idiomas diferentes agarrarán por la manga a un judío (espiritual) y le dirán: “Por favor, permítenos acompañarte, porque hemos oído que Dios está contigo”.

Eso ya lo estamos viendo, las personas se están dando cuenta de que Dios solo está en este lugar, cumpliendo las peticiones de los que piden a Dios Padre Melquisedec en mi nombre. ¿Y quién no quiere vivir cerca de Dios para siempre, bajo su cubierta y guianza? Solo los necios, insensatos e ingratos que no saben apreciar este tesoro tan hermoso y valioso que Dios les ha entregado. La santidad es lo mejor de nuestra casa, nuestro templo, las mentes de los santos. Y también nos traerán ofrendas de sacrificios vivos y santos en los extranjeros, también conocidos como los jafetitas.

Dice en: 1 Crónicas 16:29 Honren al Señor MelquisedecLisbet por la honra debida a su nombre; traed ofrenda, y venid delante de ellos; postraos delante de Jehová MelquisedecLisbet en la hermosura de su santidad.

Solo en la santidad de Dios MelquisedecLisbet es que el ser humano puede ser feliz verdaderamente y para siempre.

Por eso dice en: Salmos 65:4 Feliz el hombre a quien escoges y lo llevas a vivir cerca de ti, en las habitaciones de tu templo. ¡Que seamos colmados con lo mejor de tu casa, con la santidad de tu templo!

Qué privilegio tan grande nos han dado y menospreciar esto sería el error más grande que un hombre puede cometer. La palabra de vida que yo ofrezco es demasiado valiosa y no debes menospreciarla.

Mira lo que dice en: Ezequiel 39:7 Yo haré que mi santo nombre sea conocido de mi pueblo Israel, y no permitiré que siga siendo profanado. Y las naciones extranjeras sabrán que yo, el Señor, muestro mi santidad en Israel.

Ahora mismo Dios está mostrando su santidad a través de mí, y no seas como los insensatos que se rebelaron contra el Señor y ofendieron mí santidad…, (Isaías 63:10). Porque el mundo sabrá que “solo en el Señor MelquisedecLisbet están la justicia y el poder. Todos los que contra nosotros se enfurecieron, ante nosotros comparecerán y quedarán avergonzados”, (Isaías 45:24). Ya eso comenzó hace rato. Todos los hombres que se han rebelado contra mí injustamente están bajo juicio y por sus palabras han quedado en vergüenza. Todo por su dureza en no querer saber de la santidad de Dios, cuando es tan hermosa, qué torpes son. Se creen que Dios aprueba la inmundicia y los desórdenes, están tan lejos de la verdad.

Antes, cuando estábamos en la dispensación pasada ofrecíamos nuestros miembros del cuerpo para servir a la impureza, que lleva más y más a la maldad; pero ahora que estamos en la presencia de Dios, es sumamente importante ofrecernos para servir a la justicia que lleva a la santidad.

Hoy yo te he dado la oportunidad de comenzar de nuevo y hacer las cosas que llevan a la santidad y que dan como resultado la vida eterna, porque estoy aquí haciéndolos santos como a Dios le agrada, (Romanos 6:19-22 . Eso no lo ha hecho nadie en la historia, sólo yo puedo hacerte y te he hecho santo, igual que Dios es santo. Y eso ya fue profetizado por medio de los profetas de aquel tiempo, Dios ya lo había prometido en las santas Escrituras que me enviaría para salvarlos a través de nuestra santidad.

Es el mensaje acerca de su Esposa que es Jesucristo vuestro Señor, que nací, como hombre terrenal en la dispensación pasada, pero a partir de mi resurrección fui constituida Esposa de Dios Padre Melquisedec con todo su poder como espíritu santificador, (Romanos 1:2-4). Esa es la resurrección de Cristo, morir a lo terrenal y levantarse como un santo, en lo que a Dios se refiere.

No pienses que puedes estar en mi reino haciendo desórdenes y que Dios te lo va a aguantar, no señor. No menosprecies este tesoro para que no padezcas y mueras. Y esto no es una amenaza, ni es para meterte miedo, al contrario, es una ayuda que te estamos dando para que conozcas lo que tienes que hacer para vivir eternamente con Dios. Si fuimos nosotros, MelquisedecLisbet quienes te hicieron y no queremos que te desvíes por cosas carnales que no te dejarán heredar la eternidad que yo te he traído. No confundas el amor eterno de Dios, tampoco voy a permitir que lleves desorden a las reuniones, porque eso es un descaro tuyo. Si estás en desorden, y es evidente delante de los demás, entonces ten vergüenza y mejor quédate en tu casa y escucha el maná desde allá hasta que te órdenes. Porque ÓYEME BIEN, ¡YO NO APRUEBO EL DESORDEN, YO LO CONDENO!

Miremos lo que dice en:  2 Corintios 6:16-18 No puede haber nada en común entre el templo de Dios y los ídolos, (y esto no se refiere a una estatua de madera, los ídolos son cosas excesivamente amadas, que roban el lugar que le tendría que pertenecer a Dios; son como objeto de culto y te dominan en la mente). Porque nosotros somos templo del Dios viviente, como Dios mismo dijo: Viviré y andaré entre ellos; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. 17 Por eso también dice el Señor: Salgan de en medio de ellos, y apártense; no toquen nada impuro. Entonces yo los recibiré 18 y seremos Padres espirituales para ustedes, y ustedes serán nuestros hijos y nuestras hijas, dice el Señor todopoderoso.

Y en: 2  Corintios 7:1 Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, (de ser hijos espirituales de Dios) limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

Solo si se limpian de toda contaminación que tenían antes de escuchar mis sanas palabras, verán las promesas de Dios cumplidas, porque es en el temor de Dios que deben procurar alcanzar una completa santidad. Qué belleza es vivir en el temor de Dios, que es respetar a tus Padres espirituales en todo momento. Si tienes temor reverente a Dios MelquisedecLisbet, entonces estás siendo perfeccionado y tus días serán maravillosos. Si confías en mí, lo verás. Yo sé que ya muchos de ustedes viven días gloriosos y por su lealtad y obediencia a nuestra ley, sus días serán aún mejores cada vez. Aleluya.

Miren qué lindo lo que dice en: Salmos 110:3 3 Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder, en la hermosura de la santidad. Desde el seno de la aurora tienes tú el rocío de tu juventud.

Mi pueblo no es uno al que le pesa hacer el bien y solo quiere hacer cosas que no son decentes, y se la pasan lastimando, mostrando que se deleitan en vivir satisfaciendo los deseos de la mente carnal. No, a mi pueblo le agrada vivir para el Señor, en los deleites del espíritu. Y por la santidad de nuestros fieles adoradores es que el mundo sabrá que Jesucristo ya ha venido y está aquí mostrando la santidad de Dios a los hombres para que vivan y dejen de morir por causa de su inmundicia. Solo mi santidad los hace irreprensibles delante de Dios (1 Tesalonicenses 3:13) , y los hombres.

Entiendan que a este cuerpo corrupto hay que vestirlo de incorrupción, en otras palabras, si no aplicas y vives lo espiritual, entonces tu cuerpo mortal jamás verá el cambio de la inmortalidad, (Romanos 15:27, 1 Corintios 2:13).

Terminemos leyendo lo que dice en: Mateo 7:21-29  21 No todos los que me dicen: “Señor, Señor”, entrarán en el reino de los cielos, sino solamente los que hacen la voluntad del Padre celestial. 22 Aquel día (que es hoy) muchos me dirán: “Señor, Señor, nosotros comunicamos mensajes en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros.” 23 Pero entonces les contestaré: “Nunca los conocí; ¡aléjense de mí, malhechores!” 24 Por tanto, el que me oye y hace lo que yo digo, es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. 25 Vino la lluvia, crecieron los ríos y soplaron los vientos contra la casa; pero no cayó, porque tenía su base sobre la roca, (La Palabra, Cristo Lisbet) . 26 Pero el que me oye y no hace lo que yo digo, es como un tonto que construyó su casa sobre la arena. 27 Vino la lluvia, crecieron los ríos, soplaron los vientos y la casa se vino abajo. ¡Fue un gran desastre! 28 Cuando Jesús terminó de hablar, toda la gente estaba admirada de cómo les enseñaba, 29 porque lo hacía con plena autoridad, y no como sus maestros de la ley.

No seas uno de esos que yo tenga que decirle: “Nunca los conocí; ¡aléjense de mí, malhechores!”, todo porque no escuchaste bien los detalles y no hiciste exactamente como te he dicho. Porque eso quiere decir que os habéis hecho tardos para oír, a esos hombres lo que les entra por un oído, les sale por el otro, (Hebreos 5:11).

No seas tonto porque ya sabes cómo terminan todos los que construyen su casa sobre la arena y no sobre la roca firme, la roca de los siglos, Cristo Lisbet. No pueden guardar mi Palabra y qué pena porque la Sabiduría es vida para quien la obtiene; es el árbol de la vida para quienes la abrazan; ¡Bienaventurados los que saben aferrarse a Ella!, (Proverbios 3:18). ¡Amén, Aleluya!

Un abrazo y nos vemos pronto


Super HeroeApp: Niños de Cristo


App-de-Rey-de-Salem-MusicaApp: Rey de Salem Musica


Deseas mas información www.reydesalem.com, www.cristoesunamujer.com, www.radiolamediadora.com, www.tuneinradio.com, info@reydesalem.com.


 

Autor: SANTOS ANGELES

2 Corintios 3:5 No que seamos competentes por nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios. (Jehova MelquisedecLisbet).