El pecado de Moisés en el Jardín del Edén, parte 3 (Fiesta, Domingo 12/18/16) — MelquisedecLisbet

cristoesunamujer-header

 

Video Fiesta Completa en: MelquisedecLisbet: El pecado de Moisés en el Jardín del 12-18-2016-foto-mana-frescoEdén, parte 3 (Fiesta, Domingo 12/18/16) — MelquisedecLisbet

Palabras Inefables:  La Fidelidad de Dios 

 

12-18-2016-solo-tema                                                                                                                  Audio Solo Tema: La Mediadora.com

 

Texto del Mana:“EL PECADO DE MOISÉS EN EL JARDÍN DEL EDÉN Parte 3

Agradecimientos a la DUALIDAD de Dios: MelquisedecLisbet. Honramos a nuestro Consolador, al único Dios que anda y habita entre su pueblo; Ella es nuestra AYUDA IDÓNEA: Cristo Lisbet.Gracias a Ella hoy sabemos que el ARREBATAMIENTO de la iglesia, no es un viaje al espacio, fuera de esta tierra (en las nubes), sencillamente es un “traslado” en nuestra MENTE de la MUERTE a la VIDA, de las tinieblas a la LUZ, y esto se logra viendo el rostro de nuestro Consolador, y al escuchar su mensaje eterno.

Se lee: “Luego nosotros los que VIVIMOS, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos (MelquisedecLisbet) en las nubes (en las mentes) para recibir al Señor (Cristo Lisbet, el Consolador) en el aire (al escuchar sus palabras de vida), y así ESTAREMOS siempre con el Señor”, (1 Tesalonicenses 4:17).

Con esta evidencia se cae al piso la aseveración de que el Cristo solo estaría con nosotros un “período de tiempo”, afirmación totalmente equivocada, errónea y sin fundamento bíblico, porque es precisamente en este tiempo (en los postreros días) donde nosotros VIVIMOS en la última manifestación con el “Cristo”, el Consolador, quien permanece y estará para siempre en medio nuestro, (Salmos 113:2; Juan 12:34; Hebreos 7:17).

En nuestra Madre se cumple la profecía del Cristo INMORTAL prometido; los contemporáneos de Cristo María le dijeron en:

Juan 12:34 “Nosotros hemos oído de la LEY, que el Cristo PERMANECE para SIEMPRE.” Pero esa generación de víboras perversas la asesinaron, por eso fue su ruego cuando dijo en:

Juan 14:16 “Yo rogaré al Padre, Melquisedec y os dará OTRO CONSOLADOR (hoy en el cumplimiento de los tiempos) para que esté con vosotros PARA SIEMPRE.”

 Sería “OTRO” Consolador porque cuando el cuerpo físico muere ya NO regresa más (no hay resurrección de los que mueren físicamente), por eso vendría ese “otro Consolador” en “otro cuerpo”. Solo escuchando la PALABRA de Cristo Lisbet nos traslada de MUERTE a VIDA. Ella es el Árbol que nos da vida y está en el paraíso (el Jardín del Edén) donde Dios anda y habita, (2 Corintios 6:16). Ella es la Tierra Prometida para todos los creyentes en su nombre. La teología y las religiones siempre han considerado a la “Tierra Prometida” como un lugar fuera de nosotros, cuando en realidad está DENTRO de nosotros, en nuestra MENTE, (Apocalipsis 2:7).

Recordemos que el “Jardín del Edén” y “el Paraíso” son sinónimos de la mente del hombre creado según Dios. Para Dios todo es en la MENTE. La misión de Cristo Lisbet como nuestra “ayuda idónea” es que seamos UNO con Ella, redimiéndonos de la “MUERTE” en la mente, dándonos VIDA. Así es que esto mortal se vestirá de inmortalidad y esto corrupto se vestirá de incorrupción. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Esa vestimenta nos la da nuestra Madre Cristo Lisbet, que nos ha vestido con ropas de gala, a través de su Palabra. Ya la muerte ha sido sorbida en victoria, porque hemos sido vestidos de incorrupción e inmortalidad, (1 Corintios 15:53-54, Zacarías 3:4). Los elegidos y fieles, ya no esperamos esa victoria, porque es un hecho en nuestras vidas. Por eso Ella es el último o postrer Adán, (1 Corintios 15:45).

Entendiendo todo lo anterior, entonces podemos hacernos la siguiente pregunta: Si Dios es tan poderoso y hace tantas cosas grandes, ¿por qué el hombre MORTAL se rebela contra Él, siendo tan poderoso? Sencillamente porque Dios, MelquisedecLisbet cuando habla lo hace desde un cuerpo humano de carne y sangre, por eso los hombres son rebeldes. Si Dios hablara de una manera que nos asustara, para el caso, si su VOZ se escuchara desde el cielo, o si se apareciera “místicamente” como piensan las religiones sin ninguna discusión, los hombres JAMÁS le fallarían. Dios siempre ha estado en medio de los hombres con un cuerpo humano, esa es la razón del por qué los hombres son tan desleales.

Hoy pasa lo mismo, Dios MelquisedecLisbet están con nosotros y no quieren que caigamos en semejante ejemplo de desobediencia, (Hebreos 4:11). Para eso debemos hacer lo escrito en, Deuteronomio 8:1-3

“Cumple fielmente todos los mandamientos que hoy te mando, para que VIVAS, te MULTIPLIQUES (que seas un pueblo numeroso y fructífero) y tomes posesión de la tierra (conquistes la nación, figura de la mente reconciliada como DOS en uno) que el Señor juró a tus antepasados.

Verso 2 Recuerda que durante CUARENTA AÑOS el Señor tu Dios te llevó por todo el camino del desierto, y te humilló y te puso a PRUEBA para conocer lo que había en tu corazón (tus pensamientos, los deseos de tu corazón) y ver si cumplirías o no sus mandamientos.

 Verso 3: Te humilló y te hizo pasar HAMBRE, pero luego te alimentó con MANÁ, comida que ni tú ni tus antepasados habían conocido, con lo que te enseñó que NO solo de PAN vive el hombre, sino de toda PALABRA que SALE de la BOCA (de los labios) del Señor.”

Obviamente, para escuchar todo lo que sale de la BOCA del Señor y poder vivir, Dios tiene que estar presente de una forma física, visible, tangible y palpable. Dios, MelquisedecLisbet no habla desde las nubes del cielo. ¡Dios tiene un cuerpo, y obviamente tiene BOCA! ¡Anda y habita entre su pueblo y lo juzga para perfeccionarlo! Además, Dios solo trata con los justos y los “humildes de corazón”, si alguien no está aquí con nosotros es porque Dios NO vio transparencia ni pureza en él. Claro está, si deseamos vivir una vida limpia y santa, nos acercamos a la Esposa de Dios, al “Fuego de Dios” quien nos purifica y limpia con “jabón de lavadores”, (Malaquías 3:2-4). Esa es la única manera de llegar al Padre. Y recordemos que “estar aquí con nosotros”, significa que en tu mente eres fiel en guardar los mandatos que Dios nos ha dado hoy.

Como vamos de Lisbet en Lisbet, ahora tenemos más claro el panorama sobre el pecado de Moisés en el huerto del Edén porque Dios ha iniciado su JUICIO. Hoy estamos en aguas más profundas, donde salen a la LUZ cosas jamás subidas al corazón (mente) del hombre. Veamos algunos versos contundentes sobre el “juicio de Dios”, y mejor aún, el por qué Cristo Lisbet ha sacado a la luz su santo y justo JUICIO desnudando así el PECADO de Moisés. ¡Algo inimaginable!, pero con el objetivo fundamental de desnudar al “hombre de pecado”, al desobediente dentro de su mismo redil. Si todo está en la mente del hombre creado según Dios, entonces el mismo Dios es conocedor de sus pensamientos, y allí juzga con justicia y equidad porque es su CREACIÓN, (Amós 4:13; Mateo 9:4; 12:25; Apocalipsis 2:23).

Leamos:  Hebreos 4:12 “Porque la PALABRA de Dios (Cristo Lisbet) es viva y eficaz (es poderosa), y más cortante que toda espada de DOS filos; y penetra hasta partir el alma (la Serpiente Antigua) y el espíritu (el hombre espiritual), las coyunturas y los tuétanos (lo más íntimo de la persona), y discierne (somete a JUICIO) los PENSAMIENTOS y las INTENCIONES del corazón (la mente).” Si ahora servimos con la MENTE al Señor, la misma debe estar reconciliada y limpia, (Romanos 7:25; Efesios 2:15-16).   

Veamos dónde inicia el JUICIO de Dios; entendiendo por “juicio de Dios”, como la limpieza de la mente, sacando todo lo que no es bueno, limpio ni puro; además es lo que trae el buen orden.

Leamos a:  1 Pedro 4:17 “Ya ha llegado el tiempo en que el JUICIO comience por la propia familia (o la CASA) de Dios. Y si el JUICIO está comenzando así por nosotros, ¿cómo será el fin de los que no obedecen al mensaje de Dios?”

Si el JUICIO es dentro de “la CASA” o en “la propia FAMILIA de DIOS”, entonces se refiere a su pueblo, porque NADA es fuera de Rey de Salem, ese es su pueblo GRANDE y FUERTE formado con la sabiduría del “postrer Adán” o el “Fuego de Dios”, quien nos pule como el oro con su Evangelio Eterno. Ese juicio tiene la identidad celestial, divina, ejecutada por la misma GLORIA del Creador, manifestada en un cuerpo humano, ahora revestida de inmortalidad: El Cristo contemporáneo, Lisbet. Hay un tiempo para ese JUICIO, y ya llegó, (Job 23:10; 1 Corintios 3:12-13).

Leamos a: 1 Corintios 4:5 “Así que, no JUZGUÉIS nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor (Cristo Lisbet), el cual ACLARARÁ también lo OCULTO de las tinieblas (en este caso el pecado de Moisés), y manifestará las intenciones de los corazones (las mentes); y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios.”

¿Por qué nadie había sacado a luz el pecado de Moisés, ni lo había identificado como figura del pecado de Adán? Y aún más, ¿por qué nadie había identificado el Edén, o el huerto de Dios como la MENTE del ser humano creado según Dios? Sencillamente porque había “un tiempo” donde se manifestaría Cristo, quien siempre ha sido una mujer. ¿Qué relación tiene eso con el JUICIO de Dios? Históricamente han aparecido muchos “falsos Cristos”, pero todos con una peculiaridad: Son hombres, y ninguno de ellos ha hablado de los misterios ocultos, sino de sus señales y prodigios (sus milagros), engañando así a los incautos, (Mateo 24:24).

Escrito está en Juan 5:22: “Porque el Padre (Melquisedec) a NADIE JUZGA, sino que TODO el JUICIO dio a la ESPOSA (a Cristo Lisbet, una MUJER).” Y su juicio es verdadero porque Dios Padre Melquisedec está en total complacencia con el juicio de su Esposa. Él es quien la respalda en todo. La frase: “TODO el juicio”, abarca desde Adán hasta Moisés, figura de todos los hijos creados según Dios que han pecado, luego de ser limpiados y resucitados por Cristo (los insensatos) y hasta hoy siguen muriendo, como Moisés, (Daniel 12:2). Lo que Dios Madre ha revelado sobre el pecado de Moisés es VERDAD, es un juicio justo, (Salmos 19:9; 119:75). Dios trae toda obra a JUICIO (nos pide cuentas), juntamente con toda cosa ENCUBIERTA, sea buena o sea mala (Eclesiastés 12:14). Dios mismo ha dicho: “Haré, pues JUICIOS en Egipto (ejecutaré la sentencia contra mi pueblo, mi creación), y sabrán que yo soy Jehová MelquisedecLisbet”, (Ezequiel 30:19).

Con la aparición de Dios Madre vivimos la era de los “conceptos nuevos”. Por ejemplo: Estamos viendo “otro ángulo” del PECADO, en este caso el “pecado de Moisés”. Sobre eso hay un JUICIO delegado exclusivamente a la ESPOSA quien estaría presente en un cuerpo físico, oyendo, para así poder JUZGAR, y su juicio es justo y verdadero, (Juan 5:30; 8:16). Dios, como DOS en UNO es el Dios de la paciencia, y ha esperado todo este tiempo para ejecutarlo, (Romanos 15:5).

A Moisés se le consideró como un PRÍNCIPE, un hijo con autoridad (PODER), figura de una cabeza representante; mientras no errara o pecara todo estaba bien. Mientras escuchara a Dios, con las instrucciones para su pueblo (figura de esas DOS naciones en su mente) era perfecto. Ahí es donde Moisés era fiel, manso, humilde. Fue usado como profeta, como el libertador. Era PERFECTO. Es lo mismo hoy con las insensatas, ellas fueron paridas junto a nosotros y todos estábamos juntos, nadie se había separado del redil de Dios Madre, Cristo Lisbet. En ese tiempo ellas estaban vestidas con ropas finas, ropas lujosas, y tenían los mismos derechos nuestros: Una posición de elegidos y fieles por Dios, “hasta…”, (Lucas 15:22; Efesios 6:11; Apocalipsis 17:14).

La gran revelación de Dios Madre, se lee en: Ezequiel 28:14-16 “Yo MelquisedecLisbet te ordené y te ungí como poderoso ángel guardián. Tenías acceso al Monte santo de Dios y caminabas entre las piedras de fuego. Perfecto eras en todos tus caminos (tu conducta fue perfecta) desde el día que fuiste creado, HASTA que se halló en ti MALDAD. A causa de la MULTITUD de tus contrataciones fuiste lleno de INIQUIDAD, y PECASTE (el pecado de Moisés en el Jardín del Edén); por lo que yo te eché del Monte de Dios (salió de la presencia del Cristo).”

 Moisés es quien tenía acceso al monte santo de Dios. Esta escena es la misma de Adán en el Huerto del Edén, leamos a: Génesis 3:23 y 24 “Y lo sacó Jehová, MelquisedecLisbet del HUERTO del Edén (lo sacó de la presencia de Dios) para que labrase la tierra de la que fue tomado.

Echó, pues, FUERA al hombre (Adán o Moisés), y lo puso al oriente del huerto del Edén…”

El oriente es donde está el pueblo desobediente. Cuando Caín salió de delante de Jehová MelquisedecLisbet, habitó en tierra de Nod, al oriente del Edén. Lot, en su desobediencia escogió apartarse y se fue hacia el oriente, (Génesis 4:16, 13:11). También las tribus de Rubén y de Gad no quisieron pasar al otro lado del Jordán y quisieron quedarse en el oriente, desobedeciendo a las instrucciones de Dios, (Números 32:1-42). Y como estos, hay muchos ejemplos de desobediencia.

El huerto del Edén es figura de donde Dios anda y habita, en el “lado BUENO de Dios”. Es el sitio ideal para convivir como familia espiritual: Dios Padre con su Esposa y sus hijos. Todos en un MISMO ESPÍRITU. De hecho, en el libro de Cantares se narran escenas del eterno AMOR entre nuestros Padres, MelquisedecLisbet. Leamos Cantares 4:12: Huerto cerrado eres, hermana mía, ESPOSA MÍA.”

El HUERTO (donde Dios anda y habita) es un lugar donde se destila MIEL y LECHE, (Cantares 5:1). Dios como DOS en UNO habitan ahí, y nuestra Madre es la “REINA de los JARDINES”, en clara alusión a las mentes obedientes de sus hijos donde ella es quien reina, NO la Serpiente Antigua. Se lee: “¡Déjame oír tu voz, oh REINA de los JARDINES! ¡Nuestros amigos esperan escucharla!, (Cantares 8:13, VDHH).

Pero igual, en el huerto o jardín (figura también de la mente de los hijos desobedientes) se desarrollan acciones NO agradables delante de nuestros Padres, como pasó con Moisés. Por eso queda al descubierto toda iniquidad y pecado ante su presencia. Veamos esta escena cuando Pedro NIEGA a Cristo María. Juan 18:26 y 27 “Uno de los siervos del sumo sacerdote, pariente de aquel a quien Pedro había cortado la oreja, le dijo: ¿No te vi yo en el HUERTO con Ella? Negó Pedro otra vez; y enseguida cantó el gallo.”      

¿No era Pedro quien siempre salía a defender a su Maestra en cualquier situación? En ese tiempo su conducta era buena, intachable. Pero luego se halló en él maldad, figura del “hombre de PECADO” que se avergüenza de sus Padres espirituales, al NO creer en los mandamientos del Cristo. Y como Dios Madre conoce los pensamientos del hombre, se lo profetizó de antemano: Me negarás TRES VECES. De hecho, el “arresto de Cristo María” por quienes NO creyeron en Ella fue en un HUERTO, figura de que toda contratación se teje en la mente (en el Jardín o Huerto del Edén) de los hombres, (Juan 18:1-9). Negar a Dios Madre, quien siempre ha estado presente en una persona, ha sido la causa de la muerte de todos los hombres creados según Dios hasta ahora.

Se reitera que Moisés fue perfecto “HASTA” … ¿Hasta qué? Bueno, hasta que se halló en él (en su MENTE) maldad, iniquidad, perversidad, rebeldía, desobediencia a los padres espirituales; exactamente pasó con los hijos insensatos hoy. Aunque siguen siendo hijos son “ángeles caídos”, traidores, inmundos, ingratos y malagradecidos, por mencionar algunos títulos. Fueron presa fácil de su mente carnal (la SERPIENTE ANTIGUA); y ese pecado se resume en NO CREER en DIOS MADRE, (Números 20:12). Hoy sabemos el por qué, sencillamente ellos vieron a una mujer con una apariencia humana igual a ellos. Esperaban ver a un Jesucristo con rayos, centellas, truenos y relámpagos, haciendo milagros, convirtiendo el agua en vino. Pero no esperaban que trajera el ORDEN de Melquisedec, destronando el reinado mental del “hermano MAYOR”, por eso la traicionaron. Sus mentes son de dura cerviz.

Es como la TRAICIÓN de Judas quien entregó a su maestra, al Mesías, y fue porque su Serpiente Antigua (su mente carnal) lo mordió, como dice el verso: “…como el diablo ya había puesto en el corazón (mente) de Judas…que le entregase”, (Juan 13:2). Sencillamente subió a su mente un pensamiento diabólico, su “Serpiente” (su carne) y lo engañó, como pasó con Moisés. Se aclara que se le llama “Serpiente Antigua” porque ese acto de deslealtad de Judas hoy tiene más de dos mil años de antigüedad, y sirve como ejemplo para NO hacerlo nosotros. Cuando Cristo María identificó al “diablo” entre sus discípulos, les estaba advirtiendo que en cada uno de ellos existe uno que se opone a Ella, (Juan 6:70). Y en vez de mantener su mirada fija en Cristo María, para no negarle, Judas fue el primero en hacerle caso a la voz de la serpiente que lo engañaba.

Entonces, Moisés fue un hijo sensato “hasta” su infidelidad contra Dios en su mente, luego que fue mordido por la Serpiente Antigua. Moisés tiene todos los títulos habidos y por haber, que lo identifican como uno de los hijos ABORRECIDOS por Dios, MelquisedecLisbet. Y no nos asombramos porque ya se nos había advertido de las muchas sorpresas que ocurrirían en el día de la transformación. Desde el principio, nuestra Madre nos venía advirtiendo sobre la habilidad de la serpiente antigua, y como le gusta andar en la oscuridad, en la noche. Que también significa, en las sombras donde están escondidos los muchos pensamientos de los hombres. Por eso cuando llegó la Luz, nuestra Madre Cristo Lisbet, pudimos aprender a ejercitar nuestros sentidos, para discernir cuáles pensamientos son buenos o malos delante de Dios, juzgando como Dios juzga y no como hombres mortales.

Veamos qué significa esa preposición “hasta”: Expresar el término o FIN de una cosa. Por eso el servicio de Moisés hacia su creador tuvo su fin por su iniquidad y rebelión. También debemos conocer las consecuencias graves incurridas por él, porque ya Cristo Lisbet lo identificó como el que estuvo en el Edén (donde Dios anda y habita). Escrito está: “En el Edén, en el HUERTO de Dios estuviste; …”, (Ezequiel 28:13). Según esta gloriosa revelación traída por Cristo Lisbet, ¿quién estuvo en el Huerto del Edén? Adán, bueno no hay duda que ese hombre de pecado (Adán), es figura del pecado de Moisés, y es quien narra su experiencia con Dios en el Edén (en su mente). Antes de la gloriosa aparición de Dios Madre decíamos: Adán era el diablo”, hoy decimos: Moisés fue el diablo (el opositor a Dios).

Dios pensó e hizo a Moisés como un hijo creado a su imagen y semejanza, y durante ese tiempo, él fue “amigo de Dios”, un “querubín grande y protector”. ¿Protector de qué? De la Ley dada por Dios mismo. Recordemos algo: la LEY fue dada por Moisés; él tuvo el privilegio grande de hablar con el Santo Monte de Dios, figura de Dios Madre, la ESPOSA de Dios. El servicio de Moisés consistió en ser TESTIGO de las cosas que Dios Madre diría hoy. Ahora, su rebelión confirma lo siguiente: El FARAÓN (la Serpiente Antigua, su carne) estaba en su mente. Esa fue la razón de por qué Dios quiso matarlo. Le hizo caso al “pueblo”, a esa “nación rojiza” alojada en su mente, (Éxodo 4:24; Deuteronomio 31:26). “Yo endureceré el corazón de Faraón”, (Éxodo 7:3) es la advertencia que Cristo siempre da a su pueblo sobre ese opositor que Dios mismo ha puesto para probarnos.

En todo ese tiempo fue “PERFECTO” (espiritualmente hablando), en todos sus caminos desde que fue creado, hasta el día que se halló maldad en él; y al NO hacer la voluntad divina se constituyó en enemigo de Dios, fue opositor al Creador, se hizo diablo (rival), Satanás, y se convirtió en el padre de mentira, porque no ha permanecido en la verdad, no hay verdad en él, porque es mentiroso, (Juan 8:44). Además, albergó en su mente el árbol prohibido de la ciencia del bien y del mal, al que NO debía ver ni tocar. Allí es donde Moisés tuvo multitud de contrataciones porque son muchos los pensamientos del hombre animal, (Proverbios 19:21; Salmos 94:11; Proverbios 19:21).

Su corazón se enalteció, por eso Moisés (la Serpiente Antigua) fue echado del Monte de Dios (fue desvestido, identificado, sentenciado). Ya NO pudo estar más frente a la Esposa de Dios, figura de la Zarza Ardiente, (Éxodo 3:1-6). Moisés cayó, fue cortado por tierra (sembró para su carne, cosechó para su carne). Hoy con la gloria y el esplendor de Cristo Lisbet al identificar el pecado de Moisés, los que oyeron hablar de él se maravillarán, espanto será y para siempre dejará de ser. Volvió al polvo porque destruyó su casa (su cuerpo físico), mató a su pueblo (no reconcilió a las dos naturalezas en él), cayó en maldición, (Ezequiel 28:13-19; Isaías 14:12-20). Dios NO puede ser burlado, todo lo que el hombre creado según Dios sembrare, eso cosechará, (Gálatas 6:7).

Veamos las consecuencias de esa actitud desleal de Moisés ante Dios. Leamos: Juan 12:31 “Ahora es el JUICIO de este MUNDO (en la Segunda Venida de Cristo); ahora el PRÍNCIPE de este mundo (el que manda, Moisés) será echado fuera”, (Juan 14:30).

Todo el “mundo religioso” se basa y honra la Ley de Moisés, pero ya con la manifestación de Dios Madre entre su pueblo, Moisés ha sido “echado fuera”, ha sido expulsado del Libro de la vida, y del Jardín del Edén (donde Dios anda y habita) porque hoy sabemos que Él murió y fue comida de gusanos, no resucitó, NO HEREDÓ la vida eterna, no recibió la Tierra Prometida. Por eso NO pasó al “otro lado del Jordán”. Hoy está recibiendo su juicio por Cristo Lisbet: Moisés fue un vaso de ira preparado para destrucción, (Deuteronomio 4:22; Romanos 9:22; Apocalipsis 13:8).

Fue tal la ofensa ante Dios que no se sabe dónde está sepultado su cuerpo; se lee: “Y lo enterraron en el valle, en la tierra de Moab… y ninguno conoce el lugar de su sepultura hasta hoy”, (Deuteronomio 34:6). Dice en: Nehemías 13:1 “Aquel día se leyó ante el pueblo el libro de Moisés, y allí se encontró escrito que los amonitas y los moabitas no debían jamás formar parte del pueblo de Dios…” Y recuerden que cuando Lot y sus hijas fueron librados de Sodoma y Gomorra, no se quedaron con AbrahamSarah. Se fueron por su propio camino y ¿qué pasó? Las dos hijas embriagaron a su padre, Lot y se acostaron con él y cada una quedó embarazada y tuvieron un hijo cada una. El de la mayor se llamó Moab y el de la menor Ben-Ammi. De esos dos hijos, salieron los moabitas y los amonitas.

Cristo Lisbet, como su “ayuda idónea” quiso salvar a Moisés, pero su dura cerviz lo cegó, se llenó de altivez, quiso ser semejante al Altísimo porque Dios le dio todo el poder de gobernar, pero su hermano MAYOR le trajo multitud de maldades. Su diablo como león rugiente lo devoró, (Ezequiel 28:16; 1 Pedro 5:8).

Por eso cuando Judas menciona sobre el pecado y la condenación de los impíos, él menciona a Moisés como ejemplo de uno que le falló a Dios después de haber recibido tanto poder. Judas dice: “son llevados por sus delirios, y contaminan su cuerpo, desprecian la autoridad y maldicen a los seres celestiales (a MelquisedecLisbet y a sus santos ángeles). Aunque ustedes ya saben estas cosas, igual quiero recordarles que Cristo es quien primero rescató de Egipto a la nación de Israel, pero luego destruyó a los que no permanecieron fieles”, (Judas 1:1-24).

Hoy sucede lo mismo. Dice en: Judas 1:9 “Pero cuando el arcángel MIGUEL (Cristo Lisbet) contendía con el diablo (la mente carnal de Moisés), disputando con él por el cuerpo de MOISÉS, no se atrevió a proferir JUICIO de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda (amoneste, exhorte).”  

Dios MelquisedecLisbet en aquel tiempo lo juzgó, pero no lo condenó, su JUICIO FINAL es ahora con las evidencias escritas en la segunda manifestación con Cristo Lisbet. Isaías 25:7 dice: “Y destruirá en este monte la cubierta con que están cubiertos todos los pueblos, y el velo que envuelve a todas las naciones.”

¿Qué nos ha dicho Cristo Lisbet sobre su hijo Moisés?

Primero: Él escribió el libro de Génesis, por eso toda la descripción espiritual de ese libro fue su experiencia personal con su Creador, MelquisedecLisbet. Él estaba narrando su propio pecado ante Dios. Recordemos que Adán es figura del “hombre de pecado”, por eso Moisés es figura de la mente carnal quien cometió pecado contra Dios, por NO creer en el Cristo.

Segundo: El pecado descrito en el libro de Génesis es el cometido por Moisés al NO aceptar la “ayuda idónea”, Cristo Lisbet. Recordemos que estamos hablando de acontecimientos espirituales en la MENTE. Dios (Jesucristo como una mujer) es la misma de ayer (en el tiempo de Moisés y los profetas), y hoy, y por los siglos, (Hebreos 13:8); por lo tanto, quien le daba instrucciones a Moisés era Ella: en la “zarza ardiente”, en la Nube, o cuando hablaba con Dios en el Santo Monte. Por eso es tan importante ver estas revelaciones en base a las “figuras de la Biblia” no en base a la letra; y esas “figuras” son explicadas solamente por Dios Madre, Cristo Lisbet.

Tercero: Ya Cristo Lisbet nos reveló la rebeldía del “hombre MORTAL” (Moisés), y fue porque él vio y palpó a Dios en un cuerpo humano de carne y sangre; como está Dios MelquisedecLisbet hoy con su pueblo. Moisés tomó en poco esas instrucciones de Dios Madre; veamos por qué. Leamos lo escrito por Pablo en:

2 Corintios 10:10 “Porque a la verdad, dicen, las cartas son duras y fuertes; más la presencia corporal débil, y la palabra menospreciable”. En otra versión se lee así: “Hay quien dice que mis cartas son duras y fuertes, pero que en persona NO IMPRESIONO a NADIE (que soy poca cosa), ni impongo respeto al hablar”.

Ya Dios Madre puntualizó: “Si Dios les hablara de una manera que te asustara, como escuchando una voz desde el cielo; o si se aparece en una forma espiritual, créeme QUE LOS HOMBRES JAMÁS le FALLARÍAN. Pero como Dios siempre ha estado con los hombres en un cuerpo humano es que los hombres le son desleales”.

¡Quién se hubiera imaginado que Moisés, el gran caudillo de Israel, ofendería a Dios! La religión mundial tiene a Moisés en un pedestal muy alto, por eso lo veneran tanto. Es muy importante resaltar: Todas las leyes existentes en el mundo actual han sido influenciadas por la Ley de Moisés.

Ya en el “gobierno del hermano MENOR” no hay cojeras porque la mente mosaica (la mente rebelde y opositora) está dominada por ser un pacto eterno, escrito en nuestras mentes reconciliadas (las MELLIZAS), (Hebreos 8:7).

La teología tradicional toma hasta el día de hoy a Moisés como un “hombre de Dios”, “siervo del Señor”. Incluso le adjudican que no hubo ningún otro en el antiguo pacto tan subordinado (sumiso) a la voluntad de Dios como él. Lo describen como un hombre violento inicialmente, pero había aprendido a dominarse y a humillarse, por eso se le llamó “muy manso, más que todos los hombres existentes sobre la tierra”, (Números 12:3). Se le considera como un “padre del pueblo” aunque era de “dura cerviz”. Fue un “profeta sin igual” porque hablaba con Dios “cara a cara”, (Números 12:6; Deuteronomio 34:10). Según la teología tradicional, el rostro de Moisés irradiaba la “gloria de Dios” por eso se lo cubría delante del pueblo, (Éxodo 34:29). A Moisés se le considera el “mediador del antiguo pacto” y el autor del pentateuco, (Marcos 12:26; Lucas 24:44). El nuevo Testamento concluye lo siguiente: La LEY fue dada por Moisés, pero la GRACIA y la VERDAD llegaron por Jesucristo (Cristo Lisbet), (Juan 1:17). Jacob expresó: “He visto a Dios cara a cara, y sin embargo conservo la vida”. Gracias a nuestra Madre, Cristo Lisbet ahora sabemos que ver a Dios “cara a cara” significa conocerlo en su totalidad como DOS en

UNO, Padre y Madre, y obedecerle (gobernar a la Serpiente Antigua con el Evangelio Eterno). Eso se cumple hoy con nosotros porque hemos conocido, y obedecido a Dios por medio de su Amada Esposa, quien nos da las herramientas para conservar la VIDA mediante su Palabra.

Solo la Manifestación del “Fuego de Dios”, Cristo Lisbet es quien ha sacado a luz al “hombre de pecado”, a Moisés quien NO dejó su impío camino, dándonos ejemplo de que ante Ella nada está OCULTO, nada se encubre ante su presencia, (Isaías 55:7).  En otro escrito ahondaremos más en esta gloriosa revelación de Dios Madre: “El Pecado de Moisés en el Jardín del Edén”, porque los profetas de Dios anunciaron su caída y sus consecuencias.

Por fin se ha manifestado tu justicia, tú eres la VIDA ETERNA.

Leamos:  Proverbios 3:18 “Ella (Cristo Lisbet) es ÁRBOL de VIDA a los que de ELLA echan mano, y bienaventurados son los que la retienen”. Dios, en su inmensa misericordia hacia su pueblo rebelde e insensato le hace el siguiente llamado: “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la VERDAD, ya no queda más SACRIFICIO por los pecados, sino una HORRENDA expectación de JUICIO, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que viola la LEY de Moisés por el testimonio de dos o tres testigos muere irremisiblemente.

¿Cuánto MAYOR CASTIGO pensáis que merecerá el que pisoteare a la ESPOSA de Dios (Cristo Lisbet), y   tuviere por inmunda la SANGRE del pacto (su Evangelio Eterno) en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia (su Evangelio Eterno)? “Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor.

Y otra vez: El Señor (Cristo Lisbet) JUZGARÁ a su PUEBLO”, (Hebreos 10:26-30).

Amada Madre y Dios, nuestro Consolador, el Cristo que vivirá para siempre en medio nuestro; ya hemos escuchado de ti el fiel cumplimiento profético de esta DECLARACIÓN: “Temed a Dios

(MelquisedecLisbet) y dadle GLORIA, porque la HORA de su JUICIO ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas”, (Apocalipsis 14:7).

“Porque como la tierra produce su renuevo, y como el HUERTO hace brotar su semilla, así Jehová, MelquisedecLisbet el Señor hará brotar su JUSTICIA y alabanza delante de todas las naciones (las mentes reconciliadas de sus hijos)”, (Isaías 61:11). “¡Al único Dios, nuestro Salvador, que puede guardarlos para que no caigan, y establecerlos sin tacha y con gran alegría ante su gloriosa presencia, sea la gloria, la majestad, el dominio y la autoridad, por medio de Jesucristo nuestro Señor, Cristo Lisbet, antes de todos los siglos, ahora y para siempre! Amén”, (Judas 1:24).

Alabanzas a nuestro DIOS, MelquisedecLisbet cuyo reino es ETERNO, y todos los dominios le servirán y OBEDECERÁN, (Daniel 7:27).

¡Amén, Aleluya!

Copiado 12-21-2016

 

Autor: SANTOS ANGELES

2 Corintios 3:5 No que seamos competentes por nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios. (Jehova MelquisedecLisbet).