A mi disciplina perfecta, carta de María Navas — Cristo Es Una Mujer

Mi amada y muy hermosa Madre, disciplina perfecta que dulcemente nos exhortas, corriges y enseñas. Me siento tan privilegiada de ser parte de la familia más hermosa sobre la tierra, de tener Padre y Madre Espirituales, que me aman y guían en todos mis caminos, decisiones, responsabilidades, etc. y hermanos de cuyos ejemplos, me siento orgullosa.…

a través de A mi disciplina perfecta, carta de María Navas — Cristo Es Una Mujer